Archivo de etiquetas| Jesucristo

LA UNICIDAD DE DIOS: Dios es uno y uno su Nombre! Te interesa?

LA UNICIDAD DE DIOS, Y SUS MANIFESTACIONES. Otros dicen: personas, pero nosotros decimos “manifestaciones”

En esta publicación, planeo expresar no mis puntos de vista (a nadie le interesan), sino lo que la Biblia expresa sobre Dios y su Unicidad: Dios es Uno y Uno su Nombre. Esta verdad que muchísimos no han querido entender y practicar. Dios es Uno y cualquier manifestación  de Él es con el proposito de mostrarnos en donde llega su misericordia para beneficiar a sus hijos.

Comencemos con un verso bíblico:

Deuteronomio 6:4

Reina-Valera Antigua (RVA)

Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es:

Entremos pues a nuestro tema y lo voy a desarrollar de manera que todo lo que aparezca aquí esté respaldado con escritura.

unicidad

  UNo de los versículos de la Biblia que tiene mucha fuerza para respaldar a los que creemos en la Unicidad de Dios es este: Isaías 9:6 “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y llamarás su Nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno y Príncipe de paz”. Encontramos pues, que cuando dice: “Dios fuerte”, realmente vemos a Dios tomando cuerpo de hombre viniendo en carne en ese niño que se llama Jesus. (Juan 1

Pero la trinidad de otras doctrinas que a saber, ellos dicen que la trinidad es algo que lo que porque no se puede entender, se tiene que aceptar.

 
«La mente del hombre no alcanza a entender cabalmente el misterio de la trinidad. Quien lo intente perderá el juicio. Mas el que negare la trinidad perderá el alma» (A Handbook of Christian Truth, Manual de verdad cristiana, por Harold Lindsell y Charles J. Woodbridge, páginas 51-52).

“Dando gracias al Padre (Dios), que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz (Colosenses 1:12); El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y nos ha trasladado al reino de su amado Hijo (Colosenses 1:13); En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de los pecados (Efesios 1:7)”  ” El es la imagen del Dios invisible (El Padre), el primogénito de toda criatura el (Colosenses 1:15) “. “El principio de la creación de Dios”. “… La primera también la última …” “… Lo que es, y fue, y será …”, “… el mismo ayer, hoy y para siempre (Hebreos 13:8).”

“Por Él fueron creadas todas las cosas que están en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por Él y para Él; Y él es antes de todas las cosas, y por él todas las cosas subsisten (Colosenses 1:16) “” Y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos al.; para que en todo tenga la preeminencia( Colosenses 1:18) “” porque en él se agradó TODA LA PLENITUD PARA PERMANENCIA Y por él reconciliar todas las cosas a sí mismo. (Colosenses 1:19) ”

“Si, pues, vosotros co-resucitados con Cristo, las cosas de arriba, donde Cristo está buscan a la derecha de Dios sentado las cosas encima de la mente; no la de la tierra porque moriste y tu vida está escondida con Cristo en Dios.” (Colosenses 3:1-4) (Texto griego)

“… Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús el autor y consumador de la fe; que, por el gozo puesto delante de él .. (ver Su semilla) sufrió la cruz menospreciando el oprobio, y se establece en (su) derecho (texto griego) en el trono de Dios. (Hebreos 12:1-2) “(A lo largo del libro de Apocalipsis )

“Con todo eso, Jehová quiso herirlo, que haya puesto él a padecimiento; cuando has de hacer su vida en expiación por el pecado,(Isaías 53:10) … él verá su (propia) simiente … “(” … nacido de su Espíritu … “” … nueva criatura en Cristo … “” … nacido de él … “” … El de Su propia voluntad nos ha hecho nacer (I Pedro 1:3)… “” … Cristo … Padre de las luces (Santiago 1:17)… “” … vosotros sois hijos de luz (I Tesalonicenses 5:5)… “.

“Digno es el Cordero, que fue inmolado, de recibir el poder y la riqueza, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Al que está sentado en el trono y al Cordero (una entidad) sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos ” (Apocalipsis 5:12. ” Tú eres digno, oh Señor, de recibir la gloria y la honra y el poder:. Porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas ” (Apocalipsis 4:11). PREGUNTA:. a quienes se les dio estas palabras? Para dos señores?

“Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado (ATRÁS) tu gran PODER. Y has reinado.” (Apocalipsis 11:7)

“Los reinos del mundo han venido a ser los reinos de nuestro Señor y de su Cristo; (Una entidad) y Él reinará por los siglos de los siglos. ” (Apocalipsis 11:15). ” He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos y será su Dios. ” (Apocalipsis 21:3)

“Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero (” … Dios en Cristo … “Una entidad) será sobre él; Y sus siervos (no las de ellos) SERVIRÁN a ÉL. (no ellos); Y verán su rostro (no la cara); Y su nombre (JESUS​​) estará en sus frentes. ” Apocalipsis 22:3

“Esta es la vida eterna, a conocer a Dios, Y JESUCRISTO …” por el poder de su Espíritu (no sus espíritus) Juan 17:3

un solo Dios

Para comprender lo incomprensible, no por la filosofía pluralista de Platón, o el concepto intelectual de Santo Tomás de Aquino quien escogió a Pitágoras con toda su verdad y la sabiduría, para presentar la mala interpretación de la deidad de Uno +uno +uno = tres dioses en un solo Dios; pero como está escrito: “… los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.(2da. de Pedro 1:21)”

La Apostolic Assembly (http://apostolicassembly.org/), asi publica el punto 2 de los 18 punto doctrinales acerca de la unicidad de Dios:

2. HAY UN SOLO DIOS

Creemos que hay un solo Dios que se ha manifestado al mundo en distintas formas
a lo largo de los siglos. Él se ha revelado como Padre en la creación de la
universo, como Hijo en la redención de la humanidad, y como Espíritu Santo derramándose en los corazones
de los creyentes.

Este Dios es el Creador de todo lo que existe, sea visible o invisible. Él es eterno, infinito
en poder, Santo en su naturaleza, atributos y propósito. Él posee un absoluto y
divinidad indivisible. Él es Infinito en su Inmensidad, Inconcebible en su modo de ser, y
Indescriptible en su Esencia. Desde una mente infinita sólo puede ser comprendido por sí mismo, nadie puede
conocerlo sino Él mismo por completo. Él tiene cuerpo ni partes; por lo tanto, Él es libre de cualquier
limitaciones. El primer mandamiento de todos es: “Oye, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor”
(Marcos 12:29, Deuteronomio 06:04). “Pero para nosotros hay un solo Dios …” (1 Corintios 08:06).

 

“Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo. Y estos tres son uno” EL SANTO INIGUALABLE. Por lo tanto, “… no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.(Hechos 4:12)” Y con razón, ya que .. EN ÉL HABITA toda la plenitud de la Deidad corporal ( Colosenses 2:9), o como Max Lucado escribió en uno de sus escritos “… EN ÉL ESTA TODO LO QUE HAY QUE HAY DE DIOS EN HUMANOS

Anuncios

El nombre de Dios (YHWH)

El nombre de YHWH

Casi 7.000 veces, en las traducciones al inglés de los textos originales en hebreo los traductores toman el nombre sagrado de YHWH nuestro Creador y lo sustituyen por tanto la palabra de Dios o Señor. Dios y Señor son títulos y no nombres personales, y si nos remontamos al origen de estas palabras también son muy intrigantes. YHWH es omnipotente y eterno y misericordioso de todo, pero de nuevo se trata de títulos, más no su nombre personal.

El Padre nos dice cuál es su nombre personal es para toda la eternidad;
Exo 3:15 Y Dios dijo a Moisés otra vez, Tú dirás esto a los hijos de Israel, YHWH, el Elohim de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros . Este es mi nombre para siempre, y este es mi memorial de generación en generación.

El tercer mandamiento nos dice: “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano.” En vanos significa cambiar, falsificar o hacerlo muy común. Un niño podría ver que sacar el nombre personal de YHWH o en hebreo es la Yod letras, Hey, Vav, Hey, casi 7.000 veces y su sustitución por un genérico título de señor o dios es definitivamente romper el tercer mandamiento.

Así que nuestra siguiente pregunta es ¿cómo pronunciar el nombre de YHWH? Después de la cautividad babilónica los Rabís pensaron que este nombre era muy sagrado para pronunciar y empezaron a esconder la pronunciación fonética del nombre de YHWH. El Talmud nos dice que incluso lo escribieron incorrectamente de modo que si alguien estaba leyendo el nombre, accidentalmente no lo pronunciarían  Se nos dice que alabar el nombre de YHWH, para exaltar su nombre y hacer un llamamiento a su nombre. ¿Cómo podríamos hacer esto si no se permite que se pronuncie?

Es evidente que los rabinos estaban equivocados y sólo trataban de controlar a la gente. Lo que empeczaron a hacer fue tomar las vocales de Adonia (palabra hebrea que se traduce como Señor) y se mezcla con las consonantes YHWH para y llegar a Jehová. Ellos sólo se utiliza Jehová para que nadie pudiera pronunciar el nombre correctamente.

Muy fácilmente se podía ver que Jehová no sería la pronunciación correcta ya que no hay “J” en hebreo y en hebreo el nombre “Hovah” viene de la Concordancia de Strong # 1943 y significa la ruina o travesura. El nombre de nuestro Padre Celestial no se arruine o travesura.

Otro error equivocado en la pronunciación del nombre de YHWH que ha surgido recientemente es Yahueh. En hebreo un vav puede ser una consonante o una vocal, pero no puede ser ambas cosas. Así pronunciar YHWH como Yahueh está utilizando la vav primero como vocal y luego poniendo otra vocal después de ella, va en contra de las leyes gramática de hebreo.

El argumento para el uso de Yahueh es porque el nombre Yahudah (Judá hebreo) tiene las mismas letras que YHWH pero añade una dalet. Así que algunos piensan para eliminar sólo la dalet y así es como se pronuncia YHWH. Esta no es la forma de hacer esto en hebreo y va contra todas las leyes de la gramática en hebreo. En hebreo, cada palabra se remonta a una letra básica 2 o 3, y luego una vocal. Así que, aunque en Inglés puede parecer que YHWH es simplemente Yahudah sin la dalet en hebreo ni siquiera provienen de la misma raíz.

Mira esto por ti mismo. En concordancia Strong Yahudah es el número 3063 y palabra viene de la palabra raíz Yadah 3034, Yod, Dalet, heno, donde como el nombre Yahweh es de Strong 3068 y proviene de la raíz hayah 1961 o en hebreo hey, vav, hey. Así se puede ver que ni siquiera tienen la misma raíz y desde luego no se aplicaría una nueva regla de descartar la dalet y dar con una nueva pronunciación.

Creo que a partir de la evidencia histórica y arqueológica más cercano que viene a pronunciar el nombre sagrado de YHWH es fonéticamente se pronuncia como YAHWEH.

Además, Josefo declara que la pronunciación de YHWH se habla fonéticamente como 4 vocales. EE AHH OOOH AAA. (EE + AHH = Yah,) (OOH + AAA weh =.) Así que cuando usted pronuncia fonéticamente las 4 letras juntas suenan como Yahweh.

He confirmado esta pronunciación de algunos estudiosos muy creíbles que he conocido en Israel que han visto esta pronunciación en forma escrita en hebreo de documentos secretos que han sido sacados del Talmud para no revelar el nombre.

Según el rabino que intencionalmente escribió el nombre incorrectamente fin de no ser accidentalmente hablado, se limitó a decir el nombre de una vez al año en el día de la expiación, y esto sólo por el sumo sacerdote que entraba en el templo, pero más tarde fue sancionado por el Rabino de que el nombre podría ser dicho por todos los Judíos, pero de nuevo sólo una vez al año y sólo esta al atardecer en el final de la Expiación. Fuera de curiosidad fui al Muro de los Lamentos, donde se hace esto el año pasado como expiación llegaba a su fin y escuchó la pronunciación de YHWH como Jehová.

Otra mentira que se ha planteado es que el nombre Yahweh es pagana, ya que ha sido encontrado en algunas inscripciones antiguas y posiblemente utilizado por los samaritanos antiguos. El hecho de que el nombre de Yahvé se ha encontrado en inscripciones antiguas me demuestra más que es el verdadero nombre de nuestro creador, para recordar lo que dice  Génesis 4:26;
Gen 4:26 b Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová.

Así que si la humanidad supiera el nombre de nuestro creador desde los primeros tiempos a pesar de que se perdió entre la mayoría de las civilizaciones no es de extrañar si las evidencias arqueológicas prueban para demostrar que Yahvé es el nombre del creador.

E incluso si se pudiera probar que los samaritanos habían  utilizado el nombre de Yahvé esto tampoco sería sorprendente teniendo en cuenta lo que pasó con ellos cuando vinieron por primera vez a la tierra de Israel. Recuerde que los leonesse los estaban comiendo y llamaron a los sacerdotes israelitas para ayudarles a aprender las costumbres de los Elohim de Israel. Entonces, ¿por qué sería sorprendente que tanto conocían el nombre de Jehová?

2 Reyes 17:24 Y el rey de Asiria trajo hombres de Babilonia, de Cuta, de Ava, de Hamat y de Sefarvaim, y los hizo vivir en las ciudades de Samaria en lugar de los hijos de Israel, y tomaron posesión de Samaria y habitaron en sus ciudades.
2 Reyes 17:25 Y sucedió que al principio de su vida allí, no temieron a Yahvé , y el Señor envió leones entre ellos, y ellos causaban daño entre ellos.
2 Reyes 17:26 Y le hablaron al rey de Asiria: Las gentes que tú han exiliado y han hecho de vivir en las ciudades de Samaria, no saben la costumbre del Dios de la tierra, y Él ha enviado a los leones en medio de ellos, y he aquí, están matando, ya que no saben la costumbre del Dios de la tierra.
2 Reyes 17:27 Y ​​el rey de Asiria mandó, diciendo: Porque uno de los sacerdotes que ha extraído de allí para ir allí, y que se fuera a vivir allí, y él les enseñe la costumbre del Dios de la tierra.
2 Reyes 17:28 Y uno de los sacerdotes que exiliados de Samaria vino y habitó en Betel, y les enseñó cómo habían de temer Yahweh.

Algunos han tratado de conectar erróneamente el nombre de Yahvé al falso dios Júpiter, porque Júpiter también fue llamado IOUE que fonéticamente puede ser pronunciado Yahweh. Cabe señalar que los antiguos paganos tenían muchos dioses y donde no tímidos en la aceptación de cualquier nuevo concepto de deidad como un dios. Esta es una de las razones por las que los romanos persiguieron a los Judios tan fuertemente, ya que sólo la nación de Israel tenían un concepto de una sola deidad. Fueron vistos como pobres y débiles, ya que sólo adoraban a un dios. Esta es la razón por la diosa Ishtar es también llamada Semiramis y Diana y Atenea o Afrodita. Ahora bien, ninguno de estos nombres fonéticamente suenan igual y no son transliteraciones del nombre. Era la práctica común de las culturas paganas a aceptar cualquier nuevo dios y llamar a él o ella por el nombre de uno de sus antiguos dioses.

Por lo tanto, podrían las culturas paganas cuando vieron el poder de Yahvé, haber utilizado su nombre y llamarlo por sus otras deidades paganas también ? La lógica y la historia nos dice que sí lo hicieron. ¿Tiene que cambiar el nombre de Jehová? La lógica y la historia y la arqueología nos dice enfáticamente NO! La forma en que sabemos que el nombre de nuestro Creador es fonéticamente pronunciado Yahweh es el hecho de que Israel sólo tenía una deidad y cada erudito creíble y toda evidencia histórica y bíblica y arqueológica apunta claramente a la pronunciación de la única divinidad verdadera del Dios de Abraham, Isaac y Jacob como YAHWEH.

Diccionario Webster:
“Jehová – Falsa lectura del hebreo YAHWEH.”
(“Jehová,” New Collegiate Dictionary de Webster, 1973 ed.)

Enciclopedia Americana:
“Jehová – forma errónea el nombre del Dios de Israel.”
(Enciclopedia Americana, vol. 16., 1972 ed.)

Enciclopedia Británica:
“Los masoretas que desde el 6 hasta el siglo 10 trabajaron para reproducir el texto original de la Biblia hebrea reemplazado las vocales del nombre YHWH con los signos vocálicos de Adonai o Elohim. Así, el artificial nombre Jehová llegó a existir. ”
(“Yahweh,” La Nueva Enciclopedia Británica, vol. 12, 1993 ed.)

La Enciclopedia judía:
“Jehová – una mala pronunciación del Yahvé hebreo, el nombre de Dios. La pronunciación de Jehová es gramaticalmente imposible “.
(“Jehová,” The Jewish Encyclopedia, vol. 7, 1904 ed.)

La Enciclopedia Judía Nuevo:
“Es evidente que la palabra Jehová es un compuesto artificial”.
(“Jehová,” La Nueva Enciclopedia Judía, 1962 ed.)

De acuerdo con la Enciclopedia Judaica, p. 680, vol. 7, “la verdadera pronunciación del tetragrámaton YHWH nunca se perdió. El nombre fue pronunciado Yahweh. Se pronuncia regularmente esta manera por lo menos hasta el año 586 aC, como se desprende de las Cartas de Laquis escrito poco antes de esta fecha. ”

Yahweh

la Deidad de los israelitas, su nombre se revela a Moisés como cuatro consonantes hebreas YHWH () llamado el Tetragrammaton. Después del exilio (siglo 6 aC), y sobre todo desde el siglo 3 aC en adelante, Judios dejado de utilizar el nombre de Yahvé, por dos razones. En el judaísmo se convirtió en una religión universal a través de su proselitismo en el mundo greco-romano, el nombre más común Elohim, que significa “dios”, tendía a reemplazar Yahweh para demostrar la soberanía universal de la Deidad de Israel sobre todas las demás. Al mismo tiempo, el nombre divino era considerado cada vez más como demasiado sagrado para ser pronunciado, y fue reemplazado por lo tanto vocalmente en el ritual de la sinagoga hebrea Adonai palabra (“mi Señor”), que fue traducido como Kyrios (“Señor”) en la Septuaginta, la versión griega del Antiguo Testamento.

Los masoretas, que desde aproximadamente el 6 hasta el siglo 10 trabajó para reproducir el texto original de la Biblia hebrea, reemplazaron las vocales del nombre YHWH con los signos vocales de la palabra hebrea Adonai o Elohim. Así, el artificial nombre Jehová (YeHoWaH) (el subrayado es nuestro, ed.) Entró en vigor. Aunque los eruditos cristianos después de los períodos del Renacimiento y la Reforma utilizó el término Jehová para YHWH, en los siglos 19 y 20 los eruditos bíblicos comenzó de nuevo a usar la forma Yahweh. Los primeros escritores cristianos, como Clemente de Alejandría en el siglo segundo, había utilizado una forma como Yahvé, y esta pronunciación del Tetragrámaton nunca se perdió realmente. Otras transcripciones griegas también indicaron que YHWH debería ser pronunciado Yahweh.

Nueva información sobre la crucificción de Jesús

El arresto, juicio y crucifixión de Jesús.

 

En los últimas Noticias hemos examinado los hallazgos arqueológicos que nos permiten comprender mejor la vida y el ministerio de Jesucristo en las primeras décadas del siglo primero. Ningún período de la vida de Jesús está narrado con más detalle en los cuatro evangelios que el de sus últimos días, cuando fue arrestado, juzgado y crucificado como un criminal común.

La tumba de Caifás.

Con el arribo de Jesús y sus discípulos a Jerusalén para tomar esa última Pascua, los acontecimientos pronto llegaron a su clímax. Los principales sacerdotes sintieron pánico cuando se enteraron de que en Betania, una aldea cercana, Jesús había resucitado de la muerte a su amigo Lázaro (Juan 11). ¿Cómo reaccionaron ante la noticia de ese milagro?

“Entonces los principales  sacerdotes y los fariseos reunieron el concilio, y dijeron: ¿Qué haremos? Porque este hombre hace muchas señales. Si le dejamos así, todos creerán en él; y vendrán los romanos, y destruirán nuestro lugar santo y nuestra nación. Entonces Caifás, uno de ellos, sumo sacerdote aquel año, les dijo: Vosotros no sabéis nada; ni pensáis que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca… Así que, desde aquel día acordaron matarle” (vv. 47-53).

Asombrosamente, en 1990 se descubrió la tumba del sacerdote Caifás. El arqueólogo israelí Zvi Greenhut relata: “Cuando llegué pude constatar que la bóveda de la cueva se había derrumbado. No obstante, desde afuera podía ver cuatro osarios, o cofres con huesos, en la cámara principal de la cueva. Para un arqueólogo, era un claro indicio de que era una cueva para sepultar judíos . . . Así fue cómo descubrimos el último lugar de descanso para la familia Caifás, uno de cuyos miembros presidió el juicio de Jesús” (Biblical Archaeology Review [“Revista de arqueología bíblica”], septiembre-octubre de 1992, pp. 29-30).

Dos de las 12 urnas de piedra que fueron halladas tienen inscritas el nombre Caifás, y una de ellas con el nombre completo “José, hijo de Caifás”. Dentro de este osario yacen los restos de un hombre de 60 años, una mujer y cuatro personas jóvenes que probablemente eran de su propia familia. El arqueólogo Ronny Reich nos da más detalles acerca del descubrimiento: “El osario más adornado que se halló en esta cueva tiene dos inscripciones relacionadas con Caifás . . .

Tal parece que el anciano enterrado en este osario ricamente ornamentado fue José. Probablemente uno de sus ancestros había adquirido este apodo. [Caifás parece ser un apodo que significa ‘cesto’, y se deriva de cestero.] Una persona llamada José, con el apodo de Caifás, fue el sumo sacerdote en Jerusalén durante los años 18-36 d.C. El Nuevo Testamento sólo da su apodo en griego: Caifás (ver Mateo 26:3, 57; Lucas 3:2; Juan 11:49; 18:13-14, 24, 28; Hechos 4:6).

Josefo [historiador judío del primer siglo] da su nombre completo: José Caifás, o en otra parte, ‘José que era llamado Caifás del sumo sacerdocio’. En suma, Josefo nos relata explícitamente que Caifás era realmente un apodo” (Biblical Archaeology Review [“Revista de arqueología bíblica”], septiembre-octubre de 1992, p. 41).

 

La inscripción de Pilato

Después de que Jesús fue arrestado por órdenes de Caifás, fue llevado ante éste para ser juzgado y luego enviado al gobernador romano Poncio Pilato. La descripción de Pilato que encontramos en el Nuevo Testamento concuerda con otros relatos históricos: “Dos escritores, Filón y Josefo, unen sus testimonios al atribuir a Pilato acciones viles y terribles, de manera que se le atribuye un carácter malvado” (The Interpreter’s Dictionary of the Bible [“Diccionario bíblico para el intérprete”], tomo 3, p. 813). Filón, filósofo judío de Alejandría (20 a.C.-50 d.C.), describe a Pilato como un hombre “muy inflexible, despiadado y obstinado”.

De hecho, menciona que las características del gobierno de Pilato eran “la corrupción . . . la insolencia . . . la crueldad… constantes asesinatos de personas no juzgadas ni condenadas, y una implacable,caprichosa y cruel inhumanidad” (The Works of Philo [“Las obras de Filón”], pp. 301-302).

Varios años después de la crucifixión de Jesús, Pilato fue enviado a Roma para enfrentar un juicio humillante, habiendo sido acusado de ordenar la matanza de unos peregrinos samaritanos. Eusebio, historiador eclesiástico del siglo cuarto, narra que Pilato fue hallado culpable y fue exiliado. Más tarde se suicidó al no poder soportar la vergüenza del exilio. Ese fue el final de este orgulloso y corrupto gobernante.

Durante siglos, las únicas fuentes de información acerca de Pilato eran los escasos relatos históricos y los cuatro evangelios. Pero en 1961 hallaron en Cesarea, el puerto romano y capital de Judea en tiempos de Jesús, una placa de piedra inscrita con el nombre y el título de Pilato. “La placa, que mide un metro por 60 centímetros, y conocida ahora como la inscripción de Pilato . . .

parece haber sido escrita para conmemorar la inauguración y dedicación de un tiberión, un templo para la adoración de Tiberio César, emperador romano durante el período de gobierno de Pilato sobre Judea. La inscripción latina de cuatro líneas menciona su título como: ‘Poncio Pilato, prefecto de Judea’, una expresión muy parecida a la que se usa en los evangelios (ver Lucas 3:1). Es el primer descubrimiento arqueológico que menciona a Pilato y nuevamente comprueba la precisión de quienes escribieron los evangelios. El conocimiento que tenían de los títulos oficiales nos indica que vivieron en la época en que éstos se utilizaban, y no uno o dos siglos más tarde, cuando dichos términos fueron olvidados” (Randall Price, The Stones Cry Out [“Las piedras claman”], 1997, pp. 307-308).

 

Prueba horrorosa de la crucifixión

En el pasado, algunos estudiosos consideraban que la descripción que en la Biblia se da sobre la crucifixión no era creíble.

Pensaban que era imposible que un cuerpo humano pudiera ser sostenido por unos clavos enterrados en las manos y los pies, puesto que la carne se desgarraría debido al peso de la víctima. Creían que las víctimas eran atadas con cuerdas. Sin embargo, en 1968 se halló en Jerusalén el cuerpo de un hombre que había sido crucificado durante el primer siglo de nuestra era. Así se descubrió la verdadera manera de crucificar.

Eran los tobillos y no los pies los que eran clavados, y así podían sostener fácilmente el peso. El arqueólogo Randall Price explica: “Este hallazgo poco común ha demostrado ser uno de los testimonios más importantes con respecto a la crucifixión de Jesús tal como está descrita en los evangelios . . . Este método de ejecución hacía que el peso del cuerpo, cayendo sobre los clavos, causara terribles y dolorosos espasmos musculares y, finalmente, la muerte por el atroz proceso de asfixia . . .

El descubrimiento del hueso de tobillo perforado refuta a los que dicen que no podían haberse usado clavos” (Price, op. cit., pp. 309-310). La ley romana de ese entonces prescribía la crucifixión como un castigo para los crímenes más graves, como la rebelión, la traición y el robo. Los judíos también conocían del método de crucifixión, incluso antes del dominio romano, porque alrededor del año 87 a.C. el rey judío Alejandro Janeo ordenó crucificar a 800 fariseos rebeldes. Josefo, quien presenció la crucifixión de sus compatriotas judíos durante el sitio de Jerusalén (66-70 d.C.), la llamó “la más espantosa de las muertes”. La crucifixión siguió siendo el castigo para los crímenes más graves hasta los tiempos del emperador Constantino, cuando fue abolida.

 

¿Fue Jesús ejecutado en una cruz?

Puesto que los romanos usaban diferentes métodos para crucificar, no se sabe cómo era exactamente el tipo de madero o cruz que usaron para ejecutar a Jesús. La palabra griega que es traducida como “cruz” es stauros. El lexicógrafo W.E. Vine nos da bastante información sobre este término: “Stauros . . . denota, primariamente, un palo o estaca derecha. Se clavaba en ellas a los malhechores para ejecutarlos. Tanto el nombre como el verbo stauroõ, fijar sobre un palo o una estaca, debieran distinguirse originalmente de la forma eclesiástica de una cruz de dos brazos.

La forma de esta última tuvo su origen en la antigua Caldea [Babilonia], y se utilizaba como símbolo del dios Tamuz (que tenía la forma de la mística Tau, la inicial de su nombre) en aquel país y en los países adyacentes, incluyendo Egipto. A mediados del siglo 3 d.C., las iglesias se habían apartado en ciertas doctrinas de la fe cristiana, o las habían pervertido.

Con el fin de aumentar el prestigio del sistema eclesiástico apóstata, se recibió a los paganos en las iglesias aparte de la regeneración por la fe, y se les permitió mantener en gran parte sus signos y símbolos. De ahí que se adoptara la Tau o T, en su forma más frecuente, con la pieza transversal abajada, como representación de la cruz de Cristo. “En cuanto a la chi, o X, que Constantino declaró haber visto en una visión que le condujo a ser el valedor de la fe cristiana, aquella letra era la inicial de la palabra ‘Cristo’, y no tenía nada que ver con ‘la Cruz’ . . .” (Diccionario expositivo de palabras del Nuevo Testamento, 1984, tomo 1, p. 348, “Crucificar, Cruz”).

 

La tumba vacía

Los escritores de los evangelios nos dan muchos detalles acerca del entierro y el sepulcro de Jesús. “Cuando llegó la noche, vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también había sido discípulo de Jesús . . . Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia, y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue . . . Al día siguiente, que es después de la preparación, se reunieron los principales sacerdotes y los fariseos ante Pilato, diciendo: Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después de tres días resucitaré. Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos de noche, y lo hurten, y digan al pueblo: Resucitó de entre los muertos. Y será el postrer error peor que el primero. Y Pilato les dijo: Ahí tenéis una guardia; id, aseguradlo como sabéis. Entonces ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia” (Mateo 27:57-66).

¿Coincide este relato con los descubrimientos arqueológicos acerca de las prácticas de entierro de ese tiempo?

En los alrededores de Jerusalén se han hallado varias tumbas que encajan perfectamente con la descripción dada por los escritores de los evangelios. “Era frecuente que en la época romana la entrada de la tumba fuera cerrada con una gran piedra circular, que se ponía en un costado y se deslizaba por una ranura hasta que tapaba completamente la abertura del sepulcro. Además, la piedra podía ser asegurada con una correa o podía ser sellada. Pilato ordenó que la tumba de José de Arimatea, donde yacía el cuerpo de Jesús, fuera cuidadosamente sellada y asegurada (Mateo 27:66)” (The International Standard Bible Enciclopedia [“Enciclopedia internacional general de la Biblia”], 1979, tomo 1, p. 559).

Cuando los romanos deseaban asegurar una tumba, colocaban una correa de lado a lado de la piedra circular. Fijaban la correa con cera y le imprimían el sello imperial de Roma. El que violara este sello estaba desafiando la autoridad romana y se exponía al peligro de la pena de muerte. Los guardias fueron puestos alrededor del sepulcro con órdenes de defenderlo a toda costa; y si se dormían, lo pagarían con sus vidas. Con todo esto, la tumba se consideraba completamente segura e inviolable. No obstante, cuando Jesús resucitó y un ángel abrió la tumba, la Biblia narra que los guardias “temblaron y se quedaron como muertos” (Mateo 28:4). Cuando volvieron en sí y vieron el sepulcro vacío, inmediatamente acudieron a los principales sacerdotes en busca de ayuda, pues sabían que enfrentaban la pena de muerte. “Mientras ellas [María Magdalena y la otra María] iban, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad, y dieron aviso a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido. Y reunidos con los ancianos, y habido consejo, dieron mucho dinero a los soldados, diciendo: Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos. Y si esto lo oyere el gobernador, nosotros le persuadiremos, y os pondremos a salvo. Y ellos, tomando el dinero, hicieron como se les había instruido. Este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy” (vv. 11-15).

En este relato también se puede corroborar que es fidedigno el testimonio histórico de que Pilato era un gobernante corrupto. Es obvio que los principales sacerdotes sabían que él aceptaba sobornos.

 

Conclusión de los evangelios

Por medio de la arqueología, se han podido confirmar muchos de los detalles que describen el juicio, la crucifixión y el entierro de Jesús.

El arqueólogo Randall Price indica lo que todo esto significa: “. . . La arqueología nos ha mostrado que los hechos que respaldan la fe [en la resurrección de Jesús] —una tumba identificable que atestigua los hechos literales— son confiables.

La fe en el Cristo de la historia, para poder ser real, sí depende históricamente de un sepulcro vacío. Mientras que la arqueología sólo puede señalar la tumba, las personas y los acontecimientos que fueron parte de este propósito histórico (Herodes, Pilato, Caifás, la crucifixión, etc.), la resurrección está entrelazada con estos hechos y exige la misma consideración” (Price, op. cit., pp. 315, 318).

Podemos resumir el propósito de esta serie de artículos acerca de los evangelios con una cita muy apropiada: “Existen cinco evangelios que registran la vida de Jesús. Cuatro de ellos se encuentran en libros, y uno se halla en la tierra que llaman santa. Lea ese quinto evangelio y el mundo de los otros cuatro se le abrirá” (Bargil Pixner,With Jesus Through Galilee According to the Fifth Gospel [“Con Jesús en Galilea según el quinto evangelio”],1992).

¿Jesucristo existió de verdad?

¿Existió realmente Jesús? ¿Hay alguna evidencia histórica de Jesucristo?

                                                                                            Evidencias históricas de la existencia de Jesús

Usualmente, cuando se hace esta pregunta, la persona que la hace, se refiere a “fuera de lo que dice la Biblia”.

A pesar de que hablaremos de otras fuentes, necesitamos destacar que el Nuevo Testamento contiene cientos de referencias de Jesucristo. Hay quienes fechan la escritura de los Evangelios en el siglo dos d.C., esto es, más de 100 años después de la muerte de Jesucristo.

Veremos otras fuentes históricas que demuestran la existencia real de Jesús.

Aún si este fuera el caso (el cual rechazamos firmemente), en términos de evidencias antiguas, los escritos hechos menos de 200 años después de que los eventos tuvieron lugar, son consideradas como evidencias muy confiables.

Más aún, la gran mayoría de los estudiosos (cristianos y no cristianos) aceptarán que las Epístolas de Pablo (al menos algunas de ellas) fueron de hecho escritas por Pablo en la mitad del primer siglo d.C., menos de 40 años después de la muerte de Jesús.

En términos de evidencias de manuscritos antiguos, esta es una prueba extraordinariamente fuerte de la existencia de un hombre llamado Jesús en Israel durante el principio del primer siglo de nuestra era.

También es importante reconocer que en el año 70 d.C., los romanos invadieron y destruyeron Jerusalén y la mayor parte de Israel, matando a sus habitantes.

¡Ciudades enteras fueron literalmente quemadas hasta sus cimientos! Entonces, no debería sorprendernos si mucha de la evidencia de la existencia de Jesús fue destruida.

Muchos testigos oculares de Jesús debieron haber muerto. Estos hechos obviamente disminuyeron la cantidad de testigos oculares del testimonio de Jesús que sobrevivieron.

Considerando el hecho de que el ministerio de Jesús fue reducido a un lugar culturalmente atrasado en un pequeño rincón del imperio romano, hay una sorprendente cantidad de información acerca de Jesús que puede ser extraída de fuentes históricas seculares. Algunas de las más importantes evidencias históricas de Jesús, incluyen lo siguiente:

Tácito.

El historiador romano Tácito del primer siglo, quien es considerado uno de los más precisos historiadores del mundo antiguo, menciona a los supersticiosos “Cristianos” (“antes llamados Christus” lo cual es Cristo en latín), quien sufrió bajo Poncio Pilato y durante el reinado de Tiberio. Gaio Suetonio, historiador romano (70-160) secretario en jefe del emperador Adriano, escribió que había un hombre llamado Chrestus (o Cristo) que vivió durante el primer siglo (Annais XV.44).

Flavio Josefo:

Flavio Josefo, (Jerusalén, 37 d.C? h. 100) es el más famoso historiador judío. En sus “Antigüedades Judaicas” él se refiere a Santiago como, “el hermano de Jesús, a quien llamaban el Cristo”

Hay un verso controversial (18:3) que dice, ““Ahora, había alrededor de este tiempo un hombre sabio, Jesús, si es que es licito llamarlo un hombre, pues era un hacedor de maravillas, un maestro tal que los hombres recibían con agrado la verdad que les enseñaba. Atrajo a sí a muchos de los judíos y de los gentiles. El era el Cristo, y cuando Pilato, a sugerencia de los principales entre nosotros, le condenó a ser crucificado, aquellos que le amaban desde un principio no le olvidaron, pues se volvió a aparecer vivo ante ellos al tercer día; exactamente como los profetas lo habían anticipado y cumpliendo otras diez mil cosas maravillosas respecto de su persona que también habían sido preanunciadas. Y la tribu de cristianos, llamados de este modo por causa de él, no ha sido extinguida hasta el presente” (Antigüedades. XVIII.33. (Comienzos del segundo siglo)

Sexto Julio Africano

Sexto Julio Africano en su obra cita al historiador Talus en una discusión acerca de las tinieblas que siguieron a la crucifixión de Cristo, diciendo que en el libro III de su Historia explica la oscuridad como debida a un eclipse solar, pero aclara que eso sería imposible debido a que la crucifixión ocurrió en tiempo de luna llena, cuando no pudo haber ocurrido eclipse. (Escritos Existentes, 18)

Plinio el Menor

Plinio el Menor, en Cartas 10:96, registra las practicas de adoración del cristianismo primitivo, incluyendo el hecho de que los cristianos adoraban a Jesús como Dios y eran muy éticos, e incluye una referencia a las festividades y la Cena del Señor.

El Talmud

El Talmud de Babilonia (Sanedrín 43ª.) confirma la crucifixión de Jesús en la tarde de Pascua, y las acusaciones contra Cristo de practicar la brujería y fomentar la apostasía judía.

Luciano de Samosata

Luciano de Samosata, fue un filósofo y escritor griego del siglo dos, quien admite que Jesús fue adorado por cristianos, introduciendo nuevas enseñanzas y que fue crucificado por ellos. El dijo que las enseñanzas de Jesús incluían la hermandad entre los creyentes, la importancia de la conversión y la importancia de negar a otros dioses. Los cristianos vivían de acuerdo a las leyes de Jesús, creyéndose a sí mismos inmortales y se caracterizaban por despreciar la muerte, la devoción voluntaria y la renuncia a los bienes materiales.

Mara Bar-Serapio

Hay en el Museo Británico un interesante manuscrito que preserva el texto de una carta escrita a su hijo un tiempo después del año 73 D. C., aun cuando no estamos seguros de cuanto tiempo más tarde. En ella confirma que Jesús demostró ser un hombre sabio y virtuoso, que fue considerado por muchos como el rey de Israel, fue llevado a la muerte por los judíos y siguió viviendo en las enseñanzas de sus seguidores.

Escritos gnósticos

Tenemos además todos los escritos gnósticos (El evangelio de la verdad, El apócrifo de Juan, El evangelio de Tomás, el Tratado de la Resurrección, etc.) todos ellos mencionan a Jesús.

Conclusión

podemos reconstruir el evangelio solo de las primitivas fuentes no cristianas: Jesús fue llamado el Cristo (Josefo), hizo “maravillas” y guió a Israel a nuevas enseñanzas, y fue colgado en la Pascua por ellos (Talmud de Babilonia) en Judea (Tácito), pero clamó ser Dios y que regresaría (Eliazar), en el cual creían sus seguidores, adorándolo como a Dios (Plinio el Menor).

En conclusión, existe una evidencia brumadora de la existencia de Jesucristo, ambas en historia bíblica y secular. Quizá la evidencia más grande de que Jesús existió es el hecho de que literalmente miles de cristianos del primer siglo, incluidos los 12 apóstoles, estuvieron gozosos de ofrendar sus vidas como mártires por Jesucristo. La gente morirá por lo que creen que es verdad, pero ninguno morirá por lo que ellos saben que es una mentira.