Archivo | agosto 2015

La tribulación- Lo que necesitas saber sobre la tribulación

Pregunta: “¿Qué es la Tribulación? ¿Cómo sabemos que la Tribulación durará siete años?”

Sudden-distruction

Respuesta: La tribulación es un período futuro de siete años de tiempo cuando Dios terminará de disciplinar a Israel y finalizará su juicio sobre el mundo incrédulo. La iglesia, formada por todos los que han confiado en la persona y obra del Señor Jesús para salvarlos de ser castigado por el pecado, no estará presente durante la tribulación. La iglesia será removida de la tierra en un evento conocido como el rapto (1 Tesalonicenses 4: 13-18; 1 Corintios 15: 51-53).

Con el rapto, la iglesia se salvará de la ira venidera (1 Tesalonicenses 5: 9). A lo largo de las Escrituras, la tribulación se conoce por otros nombres, como el Día del Señor (Isaías 02:12; 13: 6-9; Joel 1:15; 2: 1-31; 03:14; 1 Tesalonicenses 5: 2 ); problemas o tribulación (Deuteronomio 04:30; Sofonías 1: 1); la gran tribulación, que se refiere a la más intensa segunda mitad del período de siete años (Mateo 24:21); tiempo o día de la angustia (Daniel 12: 1; Sofonías 1:15); tiempo de angustia de Jacob (Jeremías 30: 7).

La comprensión de Daniel 9: 24-27 es necesario para entender el propósito y la hora de la tribulación. Este pasaje habla de 70 semanas que se han declarado en contra de “su gente”. Este pueblo de Daniel son los Judíos, la nación de Israel, y Daniel 9:24 habla de un período de tiempo que Dios le ha dado “para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al santísimo.

“Dios declara que al final de setenta semanas se cumplirán todas estas cosas. Se trata de 70 sietes de años, o 490 años. (Algunas traducciones se refieren a 70 semanas de años.) Esto se confirma por otra parte de este pasaje en Daniel. En los versículos 25 y 26, Daniel se le dice que el Mesías será cortado después de “siete sietes y sesenta y dos sietes” (69 en total), comenzando con el decreto para reconstruir Jerusalén.

tribulation

En otras palabras, 69 sietes de años (483 años) después del decreto para reconstruir Jerusalén, el Mesías serán cortados. Muchos historiadores bíblicos confirman que 483 años han transcurrido desde el momento del decreto para reconstruir Jerusalén hasta el momento en que Jesús fue crucificado. La mayoría de los eruditos cristianos, independientemente de su punto de vista de la escatología (cosas futuras /eventos), tienen el entendimiento por encima de 70 sietes de Daniel.

Con 483 años de haber pasado desde el decreto para reconstruir Jerusalén para la crucifixión del Mesías, esto deja un período de siete años a cumplirse en términos de Daniel 9:24: “para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al santísimo. “Este último período de siete años es conocido como la tribulación período es un tiempo cuando Dios acaba juzgando a Israel por su pecado.

Daniel 09:27 da algunos puntos destacados del período de la tribulación de siete años: “Él confirmará un pacto con muchos por una ‘siete’. En el medio de la ‘siete’ que pondrá fin al sacrificio ya la ofrenda. Y en un ala del templo se establecerá una abominación de la desolación, hasta el final lo que está determinado se derrame sobre él. “La persona de la que habla este versículo es la persona que Jesús llama a la” abominación desoladora “( Mateo 24:15), y que se llama “la bestia” en Apocalipsis 13. Daniel 9:27 dice que la bestia hará un pacto por siete años, pero en el medio de esta semana (3 1/2 años en la tribulación), que va a romper el pacto, poniendo fin a sacrificar.

Apocalipsis 13 explica que la bestia colocará una imagen de sí mismo en el templo y requerirá al mundo que le adoren. Apocalipsis 13: 5 dice que esto continuará por 42 meses, que es 3 1/2 años. Desde Daniel 9:27 dice que esto va a suceder en el medio de la semana, y Apocalipsis 13: 5 dice que la bestia lo hará por un período de 42 meses, es fácil ver que la longitud total de tiempo es 84 meses o siete años. Ver también Daniel 7:25, donde el “tiempo, tiempos, y medio tiempo” (tiempo = 1 año; veces = 2 años; la mitad de un tiempo = 1/2 años; total de 3 1/2 años) también se refiere a “gran tribulación”, la última mitad del período de tribulación de siete años cuando la bestia estará en el poder.

great-tribulation-2

Para más referencias acerca de la tribulación, véase Apocalipsis 11: 2-3, que habla de 1260 días y 42 meses, y Daniel 12: 11-12, que habla de 1.290 días y 1.335 días. En estos días tienen una referencia al punto medio de la tribulación. Los días adicionales en Daniel 12 pueden incluir el tiempo al final para el juicio de las naciones (Mateo 25: 31-46) y el tiempo para el establecimiento del reino milenario de Cristo (Apocalipsis 20: 4-6).

En resumen, la tribulación es el período de tiempo de 7 años en los últimos tiempos en los que la decadencia y la depravación de la humanidad llegará a su plenitud, y en ellos, se verá a Dios trayendo a las naciones a juicio, pero preservando a la Iglesia.

rapture

No quieres ser testigo de la tribulación? La iglesia no estara presente, puesto que sera arrebatada, levantada, “raptada” por Dios para que no sufra durante este tan temible tiempo. Esta iglesia son los que creyeron es su promesa, los que creyeron en su crucifixion, los que aceptaron recibir su nombre a través del bautismo de Hechos 2:38 y de Hechos 4:12. La iglesia la forman quienes esten muertos habiendo creído en Cristo, y los que esten vivos en el momento del “rapto”, serán transformados en un cuerpo “glorificado”, capaz de ser levantado y llevado al cielo de la manera en que Cristo fue levantado en el relato de Hechos 1:8-9.

Dios no quiere que ninguno de sus hijos pase por este amargo proceso. Arrepientete y busca ser arrebatado cumpliendo estos requisitos. Ya viene el fin!

Ex bishop Baldemar Rodriguez: Rest in peace- Obispo Baldemar Rodriguez: descanse en paz!

(Courtesy of The Apostolic Assembly, Ismael Martin del Campo, Bishop Vice-President)

In Loving Memory:
Bishop Baldemar Rodríguez
(1941 – 2015)

Baldemar Rodriguez

“Precious in the eyes of the LORD is the death of his saints (Psalm 116:15).”

Esteemed Bishops, Pastors and Members of the Apostolic Assembly,

¡Paz de Cristo!

On behalf of the General Board of Directors, I inform you all that the Lord has called Bishop Baldemar Rodríguez to his presence this Thursday July 30th, 2015 at the age of seventy-four.

Bishop Baldemar Rodríguez was the seventh Bishop President of the Apostolic Assembly (1978 – 1986, 1994 – 2002), he served for 16 years in this capacity. He also served as Bishop Vice President for eight years (1986-1994).

He was born in Mission, Texas, on February 4, 1941 to Luis and Soila Rodríguez. Raised in a family of musicians, he came to the Lord at the age of twenty when his father died of cancer in 1961. A charismatic preacher, the leadership soon saw great potential in him: He was quickly ordained, served as Sector Elder and later as Bishop Supervisor in the South Texas District (1971 – 1975) and Southeast Texas District (1975 – 1979). He was also the Bishop Supervisor for the Interior District of California and Nevada for seven years (1987 – 1994). In 1965 he married our sister Homa Lee Candelaria.

Bishop Rodríguez was a talented musician and hymn writer, composing many hymns like “Cuando Cristo me hallo” and “Quiero orar al Padre” in his Tejano style. His election in 1978 was a welcomed surprise by the pastors and people of the Apostolic Assembly. His first (1978) and last sermon (2002) at a General Convention was: “Run Church, Run!” Bishop Rodríguez’s leadership saw many districts established, and he expanded the Apostolic Assembly in numeric growth here in the United States and abroad. He graduated with a Master of Divinity (M. Div.) degree from Fuller Theological Seminary.

Earlier this year the Lord placed on Bishop President John Fortino the need to create bridges of restoring communion with Bishop Baldemar Rodríguez. This past April 17 President Fortino invited Bishop Baldemar Rodríguez to a meeting at our Headquarters where we prayed, and dialogued together in an excellent and very fraternal spirit. We commend the President for his reconciling leadership and this opportunity with Bishop Rodríguez. After this initial gathering, President Fortino remained in constant contact with Bishop Rodriguez and was preparing a follow-up meeting. A sudden death took us all by surprise, but we believe it was a painless death and he is now in a meeting with his Creator.

Bishop Rodríguez is survived by two brothers Ramiro and José Angel, his wife, our distinguished sister Homa, his daughter, Judy Elizabeth, and seven grandchildren. We will inform you about his funeral arrangements in the coming days. We ask for your prayers that the Holy Spirit would console them at this moment.

En español:

(Cortesía de la Asamblea Apostólica, Ismael Martín del Campo, Obispo Vicepresidente)
In Loving Memory:
Obispo Baldemar Rodríguez

Baldemar Rodriguez a

(1941 – 2015)
“Estimada es a los ojos del Señor la muerte de sus santos (Salmo 116: 15).”
Estimados Obispos, Pastores y miembros de la Asamblea Apostólica,
¡Paz de Cristo!
En nombre de la Junta Directiva General, informo a ustedes que el Señor ha llamado a nuestro obispo Baldemar Rodríguez a su presencia este jueves 30 de julio 2015 a la edad de setenta y cuatro. A todos nos tomó por sorpresa su partida, puesto que fue una muerte silenciosa y sin dolor, y ahora el ya esta en su encuentro con su Creador.
Obispo Baldemar Rodríguez fue el séptimo Obispo Presidente de la Asamblea Apostólica (1978 – 1986, 1994 – 2002): se desempeñó durante 16 años en esta capacidad. También se desempeñó como Obispo Vicepresidente  durante ocho años (1986-1994).

Nació en Mission, Texas, el 4 de febrero 1941 a Luis y Soila Rodríguez. Criado en una familia de músicos, él vino al Señor a la edad de veinte años cuando su padre murió de cáncer en 1961. Un predicador carismático, el liderazgo de la iglesia pronto vio un gran potencial en él: Fue ordenado rápidamente, sirvió como Anciano del Sector  y después como Obispo Supervisor en el Distrito Sur de Texas (1971 – 1975) y el sudeste de Texas Distrito (1975-1979). También fue el Obispo Supervisor para el Distrito Interior de California y Nevada durante siete años (1987-1994). En 1965 se casó con la hermana Homa Lee Candelaria.

El obispo Rodríguez era un talentoso músico y escritor de himnos, componiendo muchos himnos como “Cuando Cristo me hallo” y “Quiero orar al Padre” en su estilo Tejano. Su elección en 1978 fue una sorpresa bien recibida por los pastores y el pueblo de la Asamblea Apostólica. Su primer (1978) y el último sermón (2002) a una Convención General fue: “Iglesia Run, Run!” El liderazgo del obispo Rodríguez vio muchos distritos establecidos, y se amplió la Asamblea Apostólica en el crecimiento numérico aquí en los Estados Unidos y en el extranjero. Se graduó con una Maestría en Divinidad (M. Div.) El grado de Fuller Theological Seminary.

A principios de este año el Señor puso en Obispo Presidente John Fortino la necesidad de crear puentes para la restauración de la comunión con el Obispo Baldemar Rodriguez. El pasado 17 de abril el presidente Fortino invitó al Obispo Baldemar Rodríguez a una reunión en nuestra sede, donde oramos, y dialogaron juntos en un espíritu excelente y muy fraternal. Felicitamos al Presidente por su liderazgo reconciliador y esta oportunidad con el obispo Rodríguez. Después de esta reunión inicial, el presidente Fortino se mantuvo en contacto permanente con el obispo Rodríguez y estaba preparando una reunión de seguimiento.

Al Obispo Rodríguez le sobreviven dos hermanos: Ramiro y José Ángel;  su esposa, nuestra hermana distinguida Homa, su hija, Judy Elizabeth, y siete nietos. Le informaremos acerca de sus arreglos funerarios en los próximos días. Pedimos sus oraciones para que el Espíritu Santo les consuele ellos en este momento.