Archivo | febrero 2014

Y después del 14 de febrero: ¿Que vas a hacer?

Nosotros los habitantes de este planeta Tierra estamos acostumbrados a seguir las tradiciones, las fechas y las costumbres que el comercio, el gobierno, la religión y la sociedad nos IMPONEN. Nos gusta celebrar, festejar y colaborar con las fiestas que aparecen según nuestra sociedad crea para nuestro deleite y gusto, pero muchas de ellas son únicamente con el propósito de aumentar sus ventas al encerrarnos el un circulo vicioso en el cual parece que no podemos salir.  Así es , aunque no lo aceptemos.

Calendar

Llega el año nuevo y hay que ponernos al tanto de lo que se “debe” hacer (comprar y comerse 12 uvas a medianoche para que tengas buena suerte en los próximos 12 meses, ponerse ropa interior de color rojo para que tu vida intima sea mejor, etc.)

Apenas pasan unos pocos días, y aparecen el el mercado los ositos de peluche y las cajas de chocolate, las tarjetas de Sn. Valentín, la música romántica y otras cosas en los que nos empujan..nos invitan… a recordar que ahí viene el 14 de febrero. De eso hablaremos mas tarde.

El siguiente día festivo en el que nos conmueven y nos hacen llorar, y a ellas también, es el “día de la madre”. También hay que comprar rosas, tarjetas, regalos, zapatos, y otras cosas para festejar a la autora de nuestros días. Pero, ella se lo merece todo!

Un mes mas tarde y otros días mas, ahí viene el día del padre: a el no hay que comprarle rosas, ni tarjetas. A ese “viejo” solamente cómprale alguna herramienta o una corbata y lo quieres tener contento con eso.

Bueno, hay mas fechas, pero ya no importa: lo que si queremos decir es esto. Después de que se acaban los comerciales, después de que se vende hasta la ultima rosa, y después de que ellas guardan sus tarjetas por “ahí”, ya casi nadie vuelve a decir un “Te quiero, te amo” hasta  el próximo 14 de febrero. Ya no hay un “Te amo madrecita” después del 10 de mayo, y ya casi no se oyen muchos “Te quiero, papa” (aunque ellos quieran seguirlos oyendo).

Lastima: nuestros sentimientos y nuestros labios están entrenados solamente para ser usados en esas fechas marcadas en el calendario de alguien y parece que estuviera prohibido volver  a decirlas en lo que resta del año. Un consejo: sal de ese sistema de fechas marcadas por el comercio y la tradición y celebra al amor de tu vida cada día, cada semana y cada mes.

George-Owen-Wynne-Apperley-xx-abuelita                  HIjo Prodigo

Celebra el amor los 365 días del año…celebra a aquel a quien amas y quieres!

1 Corintios 13:13 RVR60

Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor,

estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

Una carta desde el cielo.

Hoy, he querido incluir esta historia que aunque no es nada de profecía, no es nada que hable de matrimonios y nada que les quite el sueño, pero a muchos les ha impresionado por el contenido sensible que hay aquí. Cuando se nos va un inocente al cielo, nos deja con muchas preguntas cuyas respuestas no las encontramos, pero que quisiéramos que alguien nos respondiera algo. Esta historia se llama: “Una carta desde el cielo”.

la carta

Ella dio un salto tan pronto como vio al médico salir de la sala de operaciones, y dijo: Como esta mi pequeño? ¿Estará bien? ¿Cuándo lo puedo ver? El cirujano dijo: “Lo siento” Hicimos lo que pudimos, pero él no pudo resistir”.
Después de llorar por muchísimo tiempo, la madre dijo: “¿Por qué a los niños les puede dar cáncer?

¿Sera que Dios no los cuida a ellos? ¿Dios, dónde estás cuando mi niño te necesitaba?”. Y el médico le pregunto: “¿Le gustaría estar unos minutos más a solas con su hijo?”. Una de las enfermeras estará afuera en un momento, antes de que lleven al niño a la Universidad.
La mamá pregunto a la enfermera si podía quedarse con ella mientras se despedía del pequeño.
Ella pasó sus dedos amorosamente a través del cabello rizado y rojizo del niño. ¿Te gustaría quedarte con un mechón de su cabello?, pregunto la enfermera. La madre asintió que sí. La enfermera corto un pedazo de cabello, lo colocó en una bolsa de plástico y se lo entregó a ella.
Y dijo: “Fue idea de Jimmy la de donar su cuerpo a la Universidad para estudio. El dijo que así podía ayudar a otros…Yo primero le dije que no, pero Jimmy dijo: Mama, no lo voy a usar mas cuando yo muera. Tal vez pueda ayudar a otro niño a pasar un día mas con su mamá”. “Mi Jimmy tenía un corazón de oro. Siempre pensando en los demás. Siempre queriendo ayudar a los demás si podía”.
Sally salió del Children’s Mercy Hospital por última vez, luego de haber pasado la mayoría de los pasados seis meses allí. Colocó las cosas del pequeño en el asiento del pasajero. Y conducir al hogar fue más difícil, pero más difícil fue entrar a la casa vacía.
Llevo las pertenencias de Jimmy y la bolsita de plástico con su cabello hasta la habitación de su hijo. Comenzó a colocar los juguetes y otras cosa personales de vuelta en el lugar exacto donde él las tenía en su cuarto. Cansada, ella se dejó caer sobre su cama y abrazando la almohada lloró hasta quedar dormida. Era alrededor de la medianoche cuando despertó. Y, colocada al lado de ella en la cama había una carta. La carta decía:
“Querida mamá, sé que me vas a extrañar, pero no pienses que te olvidaré, o que dejaré de amarte.
Solo que no estaré físicamente contigo para decirte “Te amo”.
Yo siempre te amare, mama y aun mas cada día..algún día nos volveremos a encontrar. Y si quieres, mientras, adopta otro niño para que no estés sola, eso está bien por mí. El podrá usar mi cuarto y jugar con mis juguetes.
No estés triste pensando en mí: este es un lugar realmente maravilloso. Mis abuelos y abuelas me reconocieron tan pronto llegué aquí y me mostraron el lugar, pero tomará un largo tiempo verlo todo. Los ángeles son extraordinarios: me encanta verlos volar…y, ¿Sabes? Jesús no se parece a ninguna de las fotos que pintan de Él, y aún así lo reconocí tan pronto lo vi..Sabía que era El.
Jesús mismo me mostró que El es Dios. Y Dios me sentó en sus rodillas y hablo conmigo como si yo fuera alguien importante. Ahí fue cuando le dije que yo quería escribirte una carta para despedirme de ti y decirte cómo me siento ahora…
y yo creía que no me lo permitiría. Pero ¿Sabes que, Mama? Dios me dio papel y su pluma personal para que yo te escribiera esta carta. Creo que Gabriel es el nombre del ángel que te lleva esta carta. Y, Dios me dijo que te contestara una de las preguntas que le hiciste…
¿Dónde estaba el cuando yo lo necesitaba? “Dios me dijo que estaba en el mismo lugar conmigo, como cuando Jesús estaba en la cruz”. El estaba justo ahí, como siempre esta con todas sus criaturas.
Pero de todos modos, mama, nadie más puede ver lo que te he escrito..solo tú. Para todos los demás, esto es solamente un pedazo de papel en blanco. ¿No te parece increíble?
Pero tengo que devolverle la pluma a Dios ahora..El la necesita para escribir más nombres en el Libro de la vida. Esta noche voy a sentarme a la mesa con Dios para cenar: estoy seguro que la comida estará sabrosa.
Y, casi olvido decirte…ya nada me duele, ya no siento ningún dolor. El cáncer se fue, y estoy feliz porque puedo estar de pie y correr sin sentir más dolor y así Dios no me ve angustiado y adolorido y por su misericordia
El envió al ángel a rescatarme. El ángel dijo que era una entrega especial…¿Qué crees..hermoso? ¿Verdad?
¡Te amo mama!,

…Jimmy